En la actualidad la forma en que te relacionas con tus clientes es fundamental para tu proceso de marketing digital. Hoy en día ellos cuentan con opciones y la posibilidad de encontrarse con contenido y productos que realmente les interesan. El comportamiento de compra es directamente influenciado por la personalización de las publicidades.

En caso de que entregues un mensaje uniforme y sin personalización hacia tus prospectos no generarás ningún impacto positivo, sino por el contrario pueden llegar a rechazarlo junto con el interés en tu marca.

La segmentación de la audiencia es un pilar fundamental para tu estrategia de marketing. Esto identificará grupos y subgrupos a los que podrás hablarle de una manera que te lograrán entender y así captarás su atención. Sin dudas es una herramienta para que logres conexiones mucho más fuertes con ellos.

Cuando logres refinar tu mensaje o posteo para el cliente al que desees hablarle, podrás generar mayor confianza, interés y lealtad por parte de ellos. De esa manera calificarás mejor a tus leads y aumentará el número de conversaciones o interesados en obtener tu producto o servicio.

¿Por qué es importante la segmentación de la audiencia?

Segmentar la audiencia te permitirá agruparlos en función de sus características y enviar ofertas o mensajes seleccionados a las personas que tu quieres. En lugar de ofertas generales podrás crear oportunidades increíbles para cada grupo.

También es importante para centralizar el esfuerzo y el presupuesto. De este modo lograrás una ventaja competitiva sobre otras marcas porque comprenderás y conocerás mejor a la audiencia a la que le hablas.

¿Y de qué manera puedes realizar una segmentación eficiente?

Lograrás un mejor posicionamiento de tu marca al trabajar una segmentación que conste de cuatro ejes principales: Geografía, Demografía, Comportamiento y Estado de cliente. Luego podrás afinar aún más tu segmento pero este podrá ser un gran comienzo.

1. Geográfica
La segmentación geográfica se destaca por determinar un rango geográfico predefinido que puede ser desde un punto con coordenadas ampliado hacia un rango hasta un país o región económica. Este tipo de segmentación también puede significar cubrir características culturales, climatológicas y de idioma.

2. Demografía
Esta segmentación se refiere a grupos que se definen por características como edad, género, nivel de ingresos, empleo, nacionalidad, estado civil, entre otros. Es una de las segmentaciones más frecuentes ya que todos los productos o servicio se adaptan a una o más características demográficas.

3. Comportamiento
La segmentación a partir del comportamiento se genera a partir de rasgos como el conocimiento, uso, gustos o actitudes hacia un producto, servicio o marca. En este tipo de segmentación se apunta hacia la parte emocional y el sentimiento de compra o adquisición. Es importante porque muchos procesos de compra se basan más en una cuestión emocional que racional.

4. Estado de cliente
La segmentación a partir del recorrido o estado de los potenciales clientes es una segmentación un poco más profunda que permite determinar estadíos como el reconocimiento, consideración y conversión. En cada una de estas etapas podemos apuntar con mensajes que resuelvan la necesidad puntual de cada momento.