Es claro que hay una revolución, sobre todo de las generaciones más jóvenes, con el lenguaje no sexista, pero: ¿Las marcas deben usar «e» «@» o «x» en su comunicación de redes sociales?

¿Qué es eso? ¿Lenguaje inclusivo?

Las fuentes principales de Wikipedia indican que las expresiones del lenguaje no sexista o lenguaje inclusivo se emplean en diversas disciplinas que investigan los efectos del sexismo y del androcentrismo en el lenguaje.

Existe desde hace varios años una corriente activista reivindicadora de los derechos de la mujer y comunidades LGBT, que se ha trasladado al lenguaje. Sin ir más lejos, ese posicionamiento también ha llegado a entornos tradicionalmente masculinos como el fútbol, con este brillante spot publicitario de la Selección Alenana de Fútbol Femenino:

«No tenemos pelotas, pero sabemos cómo usarlas»

 

 

¿Es una cuestión de ortografía? Absolutamente, NO. Más allá que los diccionarios incluyan o no este tipo de persona «neutra» en el lenguaje, nada tiene que ver la Real Academia Española en esto. Sino, tampoco sería posible usar un sinfín de palabras no incluidas, expresiones comunes o «anglicismos» que normalmente utilizamos en el lenguaje español.

Utilizar lenguaje inclusivo se trata de una connotación filosófica (¡wow! qué intelecualoides) más allá de lo que se está tratando de decir. Usarlo es una manifestación de principios, sin importar si lo que estés tratando de comunicar sean instrucciones sobre cómo utilizar el celular o una receta de cocina.

Este tipo de práctica, desde el punto de vista del marketing, tiene en cuenta que:

  • La marca debe comunicar valores (algunos estarán de acuerdo y otros no)
  • Refleja las actitudes y pensamientos de sus consumidores.
  • Porque se desea utilizar un recurso innovador para viralizarse.

Sin dudas el lenguaje inclusivo en las redes (especialmente la polémica en twitter) genera gran controversia entre detractores y promotores.

No es lo mismo que UTILIZAR TODO EN MAYÚSCULAS, o poner letra capital cuando escribes un nombre propio. Estas formas de lenguaje tienen un significado que llega directo a las emociones (positivas o negativas) de los usuarios online. No se trata de una cuestión ortográfica.

Algunas opciones comunes que se ven en la utilización de este tipo de Lenguaje inclusivo son:

  • Desdoblar los dos géneros principales (ejemplo: «Deben estar todos y todas»).
  • Remplazar la letra que denota el género con una «e» «@» o «x» (ejemplo: «Deben estar todes»)

Tu marca ¿debería usarlo?

La respuesta siempre será: depende. Es necesario tener en cuenta -como regla- que cada marca debe dirigirse a sus públicos objetivo. Y la explicación es más sencilla de lo que parece. Si mayoritariamente tu público es joven y se identifica con estos ideales, posiblemente puedas utilizarlo.

Te recomendamos hacerte la pregunta ¿El segmento al que me dirijo utiliza este lenguaje? Para llegar a esa respuesta nuestra herramienta estratégica del buyer persona te será muy útil. En este link podrás encontrar los pasos y preguntas necesarias para definirlo.

Todes, tod@s y todxs

Nunca debes olvidar que las redes sociales son un ámbito abierto de conversación, en el cual tus comunicaciones no son dirigidas siempre a un público específico. Muchos usuarios (o usuarixs o usuaries o usuari@s) que fervientemente están en contra del lenguaje inclusivo también comentarán y expresarán su opinión.

Hay que tener claro que si tu marca decide diferenciarse y utilizar lenguaje inclusivo para apoyar la causa y cautivar a ese segmento de público, sin dudas generará mucha polémica.

Hay una máxima que indica que «no importa qué le dices a la gente, sino cómo la has hecho sentir cuando se lo decías». En este sentido, con el lenguaje inclusivo la forma es más importante que el fondo.

Si lo utilizas deberás ser consciente que algunos se sentirán orgullosos y amarán tu marca, pero otros se sentirán furiosos y podrán llegar a denostarla.

¿Qué otras opciones puedo tomar?

Aunque tu marca sea moderna, tal vez no necesariamente deba utilizar un posicionamiento tan polémico, por lo menos en esta generación. Pero tampoco limitarse a usar el masculino genérico de la RAE. Las alternativas son tangenciales, y pueden incluir:

  • Cambiar la persona (dar vuelta el texto para decirlo de otra manera):
    «Ven y aprovecha la promoción» en vez de «Promoción disponible para todos»
  • Utilizar colectivos, que agrupen indistintamente a los género:
    «el equipo» de trabajo / usar «ciudadanía» en vez de «ciudadanos» / «público» en vez de «invitado»
  • Expresiones neutras, parafraseando lo que quieres decir:
    «Buenas noches a todo el mundo» en vez de «Buenas noches a todos»

Recuerda que las marcas deben comunicar valores, ideas o inspirar a la sociedad. Si tu público es el adecuado, y los principios que este tipo de lenguaje comunican van con tu marca, no dudes en empezar a utilizarlo. Siempre un poco de polémica viene bien, si lo que estás tratando de comunicar es positivo para la humanidad 😉